lunes, 12 de mayo de 2008

25. Tu capricho

Olarte se acercó. Por su expresión podía adivinar que había presenciado toda o parte de la escena. Se encendió de forma instantánea. ¿Cómo se le habría ocurrido besarla a la vista de todos?

- ¡Caramba, Diego! Cuando esta mañana me dijiste que estabas muy ocupado - con sorna - no esperaba este tipo de ocupación.
- Mis asuntos personales no son de tu incumbencia, Olarte.
- Si a mí me parece estupendo. Sólo que, después de pasarte la vida criticando a Álvaro, no te hacía con una modelo. - Había reconocido a Carla.
- ¡Ni se te ocurra compararla a ella con una de las conquistas de Alvarito! – con enojo - ¿Me oyes bien? - Ella no tenía nada en común con aquellas muñecas insulsas que habían rondado siempre al niño bonito de Álvaro.
- No te enfades. Hay que reconocer que sigue siendo un bellezón y, en cualquier caso, ya era hora de que se te conociera una novia.
- Creo que estás confundiendo los términos. – Jamás había pensado en ella como su novia, era... su amante, la mejor que había tenido, pero no una novia.
- Lo que he visto no deja lugar a muchas dudas. Además, tendríais unos niños muy guapos.
- ¡Quieres dejar de decir tonterías! No estoy dispuesto a discutir mi vida privada con nadie, y menos contigo. – Empezaba a ponerse furioso, quería cambiar de tema. - ¿Para qué me has llamado?
- Relájate. Lo que tengo que contarte te va a interesar.

Tras irse Olarte sintió como crecía su ira. Cuando empezó a verse con ella decidió que jamás se interpondría en sus intereses. Parece que no lo había cumplido. Olarte le llamó el viernes por la tarde, pero él, a punto de salir hacia el aeropuerto, ni siquiera cogió la llamada. Carla le esperaba en Londres, no tenía tiempo, ni ganas, para escuchar las necedades de Olarte. Sin embargo, esta vez no eran estupideces, sino noticias interesantes, lo que tenía que comunicarle. Podría haber tenido esa jugosa información desde el viernes. No podía permitir que algo así volviera a suceder. En cualquier caso, lo primero era lo primero: comprobar lo que le había dicho Olarte y, sobretodo, actuar de inmediato al respecto.


Lo último que tenía en mente antes de coger el avión de vuelta era hacer una visita a Sandra en Bulevar. No pensaba contarle nada de lo suyo con Diego. Intuía que él no quería que fuera vox populis. Además, Diego no se llevaba demasiado bien con su hermana, por decirlo de alguna manera. No le agradaba tener que ocultárselo a su amiga, pero ya habría tiempo.

Cuando llegó delante del despacho de Sandra se encontró con una estampa que no esperaba: Diego y Sandra discutiendo acaloradamente. Daba la sensación de que Diego la estaba presionando, aunque ella no parecía dejarse achicar. Carla se quedó delante de las cristaleras del despacho, inmóvil.

Diego, dando la discusión por concluida, se dio media vuelta y la vio afuera. ¿Qué hacía allí? Debería estar camino a Barajas, no allí. Salió furioso, agarrándola de un brazo, la increpó:
- ¿Qué diablos haces aquí?
Prácticamente la arrastró hacia la salida. Estaba demasiado confundida para poder responder, se limitó a mirarle atónita. Una vez afuera reaccionó:
- Diego, ¡por dios! ¡Es tu hermana! ¿Hay algo tan importante como para enfrentarte con ella de esa manera?- Ella no tenía hermanos, no entendía cómo él podía menospreciar y vapulear a las suyas.
Después de lo acaecido con Olarte, el que Carla se inmiscuyera en "sus intereses", hizo que Diego terminara de montar en cólera y que la descargara sobre ella:
- Nena, tu condición de lío de fin de semana no te da derecho a entrometerte en algo que no te incumbe.
¿Había oído bien?
- ¿Qué?
- No pensarías que podía tener algo serio con una ex modelo, - señaló el traje que llevaba - por mucho disfraz de ejecutiva que te pongas.

Sintió una punzada. La misma que al enterarse de las infidelidades de George, sólo que ésta... dolía aún más. Le miró y le respondió con toda la dignidad de la que fue capaz:
- No, supongo que eso sería... rebajar al señor.
- Me alegro de que lo entiendas. He de reconocer que has resultado ser un capricho - con una de sus sonrisas - muy agradable. Aunque, sinceramente, estás empezando a convertirte en un estorbo.

Necesitaba algo en lo que apoyarse, pero no tenía nada. Cerró los ojos un instante. No iba a demostrar la más mínima flaqueza ante él. Respiró para recuperar las fuerzas que sentía que le faltaban. Las palabras brotaron de su boca con rotundidad:
- Entonces, sólo me resta decirte: adiós, Diego. Y, esta vez, para siempre.
Se dirigió a la entrada de la revista. Tras apenas un par de metros, se dio la vuelta hacia él para añadir:
- Espero que el dinero y el poder que tanto ansías te compensen por todo lo que te pierdes. Ahora, si me disculpas, voy a hablar con Sandra. Después de la escena que he presenciado, puede que me necesite.
Entró con paso firme. De algo habían de servirle los años de modelo que él tanto despreciaba.

Esta vez, en lugar de una sonrisa mientras ella desaparecía de su vista, la cara de Diego mostraba una expresión de aflicción. ¿Por qué había sido tan cruel con ella? No se lo merecía. Podrían haberlo dejado de una manera civilizada, no así. Era una mujer admirable. Otra le hubiera montado algún numerito. Ella se había limitado a contestarle con una entereza que ya quisieran otros para sí. Meneó la cabeza. Iba a echarla de menos.

8 comentarios:

Malagueña dijo...

Hola guapa!!

A pesar de haber dormido apenas 3 horas (es lo que tiene tener el estomago regular y leventarte a las 6:30 para ir a clase xD) y haberlo leido esta mañana a eso de las 9 de la mañana me he enterado de todo y me has tenido en vilo. De hecho me lo leido de un tirón y si no llego a estar en medio de una clase mi boca abierta habría estado así un buen rato.

Creo que acabas de llegar a un punto muy importante para la historia,el momento más importante diría yo.Nos has deleitado con los momentos más felices y plenos de esta parejita,cómo empezaron su relación,como se fue forjando,como fue Diego cambiando...

Ahora toca un momento duro pero importante. Diego no ha terminado de apreciar lo que tenía a su lado,a Carla.Sabe y en cierto modo había asumido que era algo diferente a todo lo que había tenido hasta ahora pero está claro que necesita una etapa de mano dura para que sepa y conozca que el dinero y el poder jamás llenarán el vacío que Carla le va a dejar.
Un momento duro que también se merece por la forma en la que ha tratado a Carla,que no me lo explico porque la ha tratado como un objeto cuando ha sido tanto para él...supongo que se acabará arrepintiendo.Porque él lo sabe y sabe que sin quererlo ya se ha "interpuesto" en sus intereses.

Eso sí, olé por Carla, por demostrar que no es una mujer débil y sumisa,que los tiene muy bien puesto y ha sido muy torera con su contestación.Como dice Diego,no todas las mujeres tienen lo que tiene ella, la entereza de responder al momento ante un desplante como el de Diego.

Sobre tu último comentario en el blog de Bea,que para nosotras también son importantes,que también llevamos nuestro tiempo siguiendolos y leyendolos.Y te entiendo perfectamente en lo de cogerle cariño a los personajes ;)

Muchos besos guapa!!

Katha dijo...

Malagueña,

Espero que se arregle lo de tu estómago. Yo soy muy nerviosa y los nervios siempre los paga mi estómago. Espero que no te pase lo mismo. Te contesto aquí porque sé que a Rosa.s le gusta que comente las historietas.

Aquí Diego demuestra sus dos facetas:
1. Le enoja que Olarte compare a Carla con los líos de Álvaro: ellas eran muñecas insulsas, Carla es una mujer de verdad. La valora y la defiende.

2. No es capar de admitir que, con Carla, la palabra amante tiene la acepción amada. Pero en el fondo sabe que no significa lo mismo que sus otras amantes, por eso está en negrita y cursiva.

3. No se perdona haber dejado que Carla se interponga en sus intereses. Es precisamente eso, el estar enfadado consigo mismo, lo que hace que explote y la trate a a ella como un trapo. Ni él mismo entiende porqué lo hace. Reconoce que ha hecho mal, pero no quiere admitir que ha sido brutal con ella precisamente porque la quiere, y no se deja reconocerlo.

4. Acaba de perderla y ya le ha dolido : iba a echarla de menos.

5. Carla es una mujer fuerte, con carácter. Eso es parte de lo que atrajo a Diego. Estaba enamorada, loca por él, y le perdonó al principio cosas que a lo mejor no debería haber dejado pasar (como cuando él se presentó de improviso en su casa tras el fin de semana en Madrid). Pero, ahora, por mucho que le duela, demuestra el temple que tiene en realidad.

Si os digo la verdad, me ha dado mucha pena la escena, pero Diego no iba a admitir que lo tenía todo hasta que lo perdiera. En realidad nunca la ha tratado como un objeto, ha tenido siempre atenciones con ella que no hubiera tenido con nadie: ir a buscarla al aeropuerto sin ella esperarlo, llevarla a su casa cuando jamás ha llevado a ninguna mujer porque era su terreno, admitir que le gustaba y irse a Londres a por ella, dejar su vida para pasar los fines de semana en Londres, aburrido, sólo por estar a su lado; intentar complacerla con detalles como Copenhague, el teatro, la cena en su habitación. Incluso cuando quería acostarse con ella la primera vez conocía sus gustos: pato, chocolate, baile... ¿No os da eso algo que pensar? Diego conocía sus gustos sin haber salido antes con ella. No digo más.

No sé qué tal me saldrá lo que sigue, lo haré lo mejor que pueda, pero lo veo difícil.

Muchos besos para todas

Rosa.s dijo...

No tengo mucho mas que añadir a lo comentado por vosotras dos, sólo que se me ha hecho cortisima, serian las ganas de leerte y ver como siguia su historia.
Y desde luego como dice Malagueña esta en un punto clave, para seguir ,Diego va a tener que esforzase mucho.
Besos chicas.

Malagueña dijo...

Gracias Katha por lo del estomago,a mi me pasa por los nervios y por comer demasiada guarrerias xD

Y gracias por la aclaración.Yo creo que sí lo harás muy bien en el siguiente episodio porque con estas explicaciones demuestras que conoces muy bien a tus personajes y la historia.El hecho de conocerlos es importante para continuar

Besos para las dos,también a ti Rosas que acabo de leer tu comentario.
Ya a estas alturas estoy mejorcilla,fue de ayer,que comí mucho y pesado para el almuerzo y la cena xD (es lo que tiene ser una glotona)

Anónimo dijo...

Hola Khata

Acabo de leer de un tirón el nuevo capítulo, y los comentarios, y estoy casi sin respiración.
A mi parecer a Diego le ha pillado un shock; ahí es nada ser descubierto con la guardia baja, nada menos que por Olarte (una vuelta intempestiva al presente,que no es muy agradable) y menos con sus comentarios,que son de todo menos discretos.
Creo que ha visto invadida su intimidad ( Carla le echa en cara la forma que ha tratado a Sandra), y eso es algo, que demomento no puede aceptar: que invadan su terreno. AUN NO SABE COMPARTIR.
No tiene en cuenta que él ha formado parte "a medias" de la familia de Carla,pero aún es muy cerrado como para admitir:
. Que Carla tiene derecho a opinar igual que él lo hizo cuando el padre del niño no pudo "quiso" irle a buscar
. le desconcierta que ella haya adquirido tanta "influencia" sobre él, sin darse cuenta...y reacciona mal.
Mal y peor porque no es capaz de aceptar que por una vez ha sido débil (él siempre tan fuerte y decidido) al no cogerle el tel. a Olarte en su momento.
Muy buena, y de señora la reacción de Carla, manteniéndose en su sitio y sin descender al nivel del insulto,como Diego.
Como dice el refrán el peor desprecio es no hacer aprecio.
Espero que Diego se lo tenga que "currar" para la reconciliación.
Continua pronto, que estamos al borde del infarto.
Por cierto, esperemos que todo ya te vaya bien.

Aislyn

Anónimo dijo...

Hola Khata,

Me he quedado de piedra, ante el diálogo- atque de Diego con Carla.
¡Que cerril puede llegar a ser este "niño"!!

Pero bueno he conseguido una dirección que puede ser que te interese. Igual ya la conoces pero ahí va :
http://www.elblogdediegodelavega.blogspot.com/

Continua pronto, que este relato tuyo, cada vez se pone más interesante.


B13

Rosann dijo...

Hola Katha:
Has conseguido muy bien dar el giro a la situción al añadir ese toque despiadado a este Diego. Muy buena la reacción de Carla superando la adversidad y no dejándose arrastrar por la decepción y el dolor.
Un beso.
Rosann

Noa dijo...

hola!!cuanto tiempo! ya me e leido tu historia, ya se a dado cuenta dieguito que por su mal genio la a perdio, mira asi aprende XDD

bueno os dejo que voy a ver si termino unas cosas mucho s besos