miércoles, 9 de julio de 2008

28. Decisiones

Estaba a punto de amanecer. Comenzaba un nuevo día. Debía continuar con su vida. Se dirigió a darse una ducha. En el baño descubrió el frasco de colonia que él había dejado olvidado la víspera. Estiró el brazo para cogerlo de la estantería. El señor de la Vega era, sin parecerlo, un tanto coqueto: su champú, su gomina... su colonia. Impelida por algún resorte lo abrió y dejó escapar unas notas de aroma. Entornó los ojos y contuvo la respiración. Diego... No pudo evitar llorar con aquel frasco entre sus dedos, derramar las lágrimas que había contenido desde la tarde anterior.

Entró puntual en su despacho, como cualquier otro martes, y se sentó. Levantó el auricular para telefonear a Sandra.
- ¿Diga?
- Soy yo.
- ¡Carla! ¿Estás bien?
- Sí. Quería preguntarte si habías considerado mi propuesta de ayer.
- No acabo de verlo. Ese dinero es tuyo. – Carla le había ofrecido, para ayudarla, los ingresos que obtuvo como imagen de la empresa de Teresa Trigo.
- Te dije en su día que no lo necesitaba. Además, no hice ningún trabajo adicional al reportaje de Bulevar para conseguir ese contrato.
- Reportaje que realizaste prácticamente gratis.
- Insisto.
- No te niego que me vendría bien.- Aunque seguía sin ser suficiente, le permitiría un pequeño respiro y una posición más fuerte frente a las ambiciones de Diego. - Sólo lo aceptaré como préstamo.
- Como quieras.
- Les comunicaré a mis abogados que redacten los documentos pertinentes.
- No necesito papeles, Sandra.
- Lo prefiero así.
- De acuerdo.
- Ofreceré como garantía un paquete de acciones de la revista.
- No. – Un no rotundo.
- No lo admitiré de otra forma. Además, en caso de problemas adicionales, no podrían estar en mejores manos que custodiadas por la madre de mi sobrino.
Cerró los ojos. Había tomado una determinación, pese a que no le gustara.
- Sandra... he decidido no contarle nada... al menos por el momento.
- ¿Estás segura?
- Mi hijo no merece un padre sin moral ni conciencia. - Un hombre que era capaz de todo con tal de lograr sus objetivos.
Sandra meneó la cabeza. Diego no tenía ni idea de hasta qué punto la había armado esta vez.
- Sé que es tu hermano, no obstante, te ruego que no se lo digas.
Podía comprenderla. Sin embargo, le pedía algo con lo que era imposible que estuviera de acuerdo o que fuera imparcial. Aunque tal vez era mejor que no conociera la verdad de forma inmediata, darle tiempo para reflexionar. En cualquier caso no le correspondía a ella darle la noticia, sino a Carla.
- Puedes confiar en mí.
- Gracias.
- ¿Qué vas a hacer?
- Estoy evaluando abandonar Londres. - No quería arriesgarse a encontrarlo algún día de nuevo frente a su puerta.
- ¿Adónde irías?
- No lo sé.
- ¿Me mantendrás al corriente?
- Te llamaré.

Apenas había colgado cuando Joanna llamó a la puerta con la intención de solicitar su opinión sobre el enfoque fotográfico para un artículo. Carla tenía un gusto exquisito y amplia experiencia en el tema. Con sólo verla supo que le había ocurrido algo. A ella, no a Joel. De haberle sucedido algo a Joel ella no estaría allí. Sabía que no querría hablar del tema, si bien sospechaba que aquel misterioso hombre con el que salía tendría mucho que ver.
- ¿Te encuentras bien?
- Sí, una noche de insomnio. ¿Algún problema ayer en mi ausencia?
- No, sólo requiero tu sabio consejo. - Lo dijo con una mueca de broma, pero ella ni siquiera reparó en ello.
La contempló mientras analizaba el contenido de la carpeta que acababa de entregarle. El viernes era una mujer feliz, con un brillo intenso en los ojos, como cada vez que se acercaba el fin de semana. Solicitó el lunes por asuntos personales y hoy... sus ojos sólo reflejaban desolación. Dudaba mucho que hubiera sido una simple pelea, habían vuelto a hacerle daño.


Tras la conversación Sandra mostraba cara de preocupación. No le agradaba dejar a Carla embarazada y sola. Joel era su única familia.
Entre unas cosas y otras apenas había pegado ojo en toda la noche. El viernes se agudizaron los problemas de la revista. Se proponía tratar en persona con el banco, solicitar un aplazamiento de los pagos pendientes, pero la aparición de su hermano en escena lo complicaba todo. Carla le brindó ayuda desinteresada. Conociéndola podía imaginar lo que le debía doler el dejarle ese dinero para que se defendiera del hombre al que había confesado amar.

¡Cuán diferentes! ¿Cómo diablos habían acabado juntos? Parecía que lo que intuyó en su día, a pesar de las apariencias iniciales en aquel encuentro que les preparó, había demostrado ser cierto. El interés de Diego no había sido algo repentino, venía de lejos. Fue la única razón que se le ocurrió para aquellas inusuales galanterías: las flores, las cenas, ir a buscarla a Cibeles... Insistió hasta colarse en su cama. Una cama que debía desear lo bastante como para no conformarse con una única vez, e incluso para quedarse a dormir. Su propósito habría sido desquitarse por un insatisfecho anhelo del pasado. Sin embargo, no contó con que “la mujer” le gustaría aún más de lo que debió hacerlo la muchacha de antaño. Suponía que, tras enterarse de su llegada con motivo del reportaje, no se resistió a realizarles una visita para verla. La llamó “vieja gloria” a sus espaldas, quizás esperando que así fuera. Pero, al darse la vuelta, descubrió a una mujer espléndida que era capaz de ponerle el punto sobre las íes sin tan siquiera perder la sonrisa.

Las desgarradas palabras de ella: “él a sus bajas pasiones...”. Diego no necesitaba salir de Madrid para pasar un buen rato. No le faltarían amantes a las que, o bien les resultara atractivo él... o bien su dinero. Sin embargo, Carla estaba en Londres y él no había dudado en volar hasta allí para encontrarse con ella. Su hermano, que lo último que quería eran “complicaciones”, había salido con alguien en pleno proceso de divorcio y con un hijo. Sin olvidar el embarazo. El frío, el cerebral Diego, jamás hubiera cometido semejante desliz. Su amiga había mencionado el vino. Un par de copas de caldo podían hacer estragos en ella, pero a él dudaba que le afectaran. Nunca le había visto ebrio. Su autocontrol jamás se lo permitiría. ¿Sería muy descabellado pensar que, tal vez enamorado, podría haberse olvidado de todo por una noche?

Obtuso, sieso. No reconocería que estaba colado por ella, pero era indudable que iba a sentir perderla. Sólo precisaba tiempo para empezar a lamentar su ausencia, y ella quería contemplarlo desde primera línea. No le movía únicamente el recrearse con el sufrimiento del impasible Diego de la Vega. Su principal motivación era otra: no se resistía a perder a su sobrino y a su amiga. Si Carla estaba en lo cierto y, a diferencia de ocasiones anteriores, él no había tenido implicación alguna en la situación de la revista, la explicación podría ser bien simple: habría estado demasiado ocupado en aprender a disfrutar de la vida para acordarse de sus triquiñuelas habituales. Si había una oportunidad de arreglar aquello, que su hermano recapacitara y conociera una pizca de la felicidad que nunca había parecido tener, ella quería estar allí para aprovecharla. Le necesitaba en Bulevar. ¿Cómo lograrlo? No estaba dispuesta a ceder ante sus pretensiones. Con el préstamo de Carla podría cumplir parte del pago al banco y negociar el resto. Tendría que tenderle algún “caramelo” para retenerlo allí sin demasiado peligro. Ese dulce sería el ansiado puesto de director, aderezado con un paquete de acciones por el resto del montante del pagaré. Ello implicaba dejar fuera por una temporada a Álvaro, y tal vez a Bea. No obstante, tenía claras sus prioridades. Iba a ser un juego arriesgado, pero a Sandra de la Vega... siempre le gustó jugar.

6 comentarios:

Malagueña dijo...

Hola guapa

En cuanto he leido tu mail he venido derechita a leer lo nuevo.

La verdad es que es muy completito.Lo del dinero, es como otra manera que tiene Carla de no darle caprichos a Diego (y me recuerda al capitulo que se llama así).También me ha gustado lo de Joanna porque es otro de punto de vista más de cómo se encuentra Carla. Y sobretodo me ha encantado lo de Sandra jejejejejeje. Ya sabes que me encanta ese personaje y creo que tendrá una forma muy personal de hacer las cosas.También me ha gustado mucho que sigas teniendo presentes a Álvaro y Bea a pesar de ser personajes secundarios.

En fin, como siempre nos dejas con ganas de más ;)

Muchos besos!!

Katha dijo...

Hola Malagueña,

Un par de cosillas, que ayer no me dio tiempo a comentaros nada del capítulo.

* Carla le hubiera dejado el dinero a Carla en cualquier caso, pero el dejárselo para luchar contra Diego supone un dolor añadido al desamor de él. Decide no decirle nada del hijo que van tener porque es un hombre capaz de todo con tal de conseguir lo quiere, sin mirar nada más.

* Lo de Joanna. Carla tiene que "tirar" para delante. Tiene que sacar, como decía Aislyn, fuerzas de flaqueza y seguir con su vida.

* ¿No me dices nada de la idea inicil y básica de la historia? :-)Eso es que lo sigo haciendo fatal :-(.
La idea inicial y básica es que él se lanza a por ella, y se queda enganchado a ella la primera noche, porque siempre lo estuvo. Ella le gustó desde siempre, pero él jamás lo reconocería. Cuando empecé con la reconcialiación 2 de Ál y BEa, cuando Carla aparece en escena, Sandra insiste mucho en qeu Gonzalo y Álvaro se pasaban la vida rodeando a Carla y Diego ni se acercaba. Cuando Diego se entera por Marga de que ella ha estado allí finge no saber de quién le está hablando y se pone de mal humor. Sin embargo, acude como mosca a la miel a verla en cuanto ella vuelve. Con Marga despreció a Carla diciendo qeu estaría "vieja" y con Sandra igual: han pasado muchos años desde que él era un adolescente y ella una joven modelo. Pero, al verla, algo le recuerda a aquella alegre muchacha y se lanza a por ella "para darse un capricho". Diego conocía perfectamente los gustos de Carla: el pato, el chocolate, qeu el gustaba bailar. Carla le dice que ha estado hacendo los deberes inútilmente.
Cuando Carla le rechaza la primera noche y se va a costar con Nicky, se dice a sí mismo que vuelve a por Carla porque ha puesto mucho empeño y no se le va a escapar, pero la verdad es que la otra le importa un bledo y a ella la desea.
Cuando discute con Sandra, Diego el dice que total ha sido un lío más, no entiende la que le está montando su hermana. A él, en el fondo, le duele haber sido una noche más, obviamente en el subconsciente, que s Diego y jamás lo reconocería. Sandra le dice entonces lo de que la cama de ella era como Fort Knox: ella no es una muñeca.
Cuando va a buscarla la 1ª vez a Londres y ella le dice que no piensa volver a ser cualquiera, y se da cuenta del tipo de mujer que es, ya se queda enganchado irremediablemente. Pero muestra su desprecio por su etapa de modelo, lo mismo con lo que la ataca cuando lo dejan. Si él no se acercó a ella de joven fue porque él no era Álvaro, que andaba siempre tras las modelos.
he intentado dejar veladas pistas del asunto a través de todo el texto, pero ya te digo que lo eh hecho fatal. POr ejemplo, en el capítulo de "Recuerdo...", os comenté que os fijárais en el tipo de recuerdos que cada uno tenía del otro. Carla tenía un recuerdo vago: un adolescente huraño que ni siquiera la hablaba. Diego recordaba el momento exacto en que la conoció: su risa, sus ojos, su pelo, su sonrisa. Se quedó prendado por ella desde el momento en que la conoció.

Me encantaba la idea del tiburón que vuelve a encontrar ese amor que jamás reconoció de adolescente y enamorarse. Sólo una mujer muy especial podría sacar a Diego de esa vida de oscuridad a la que él mismo se ha condenado (luego vimos qeu con ayuda de Francisco). Esa mujer sólo podría ser la que siempre fue, ese amor que nunca tuvo y que llenó sus fantasías de juventud.
En resumen: ROSA FUCSIA INTEGRAL.

Besos

Malagueña dijo...

¿No te dije que a las 2 de la mañana se pueden hacer cosas? Pues me retracto xDDDDDD. A la hora a la que publique estaba un poquito muerta y sabía que algo se me escapaba. Y eso que lo leí dos veces.
La calor me sienta fatal y esta mañana he necesitato una ducha para quitarme la empanaera.

Sí que se ve la idea porque Sandra es la que explica todo eso: "El interés de Diego no había sido algo repentino, venía de lejos"
Es más,se tú por ejemplo no comentas lo del desliz de Diego con lo del embarazo,de que por una vez se olvidara de su auto control ;-).Así que muy mal no lo habrás hecho.

Realmente lo has trabajado mucho y lo estás construyendo muy bien.Lo que pasa que una está lenta últimamente.La idea es muy buena y me encanta y creo que a todas también les gusta.

Te dejo que quiero terminar si puedo,mi próximo capitulo.

Muchos besos!!

Rosann dijo...

Hola katha:
Me gusta la seguridad que tiene Carla a pesar de todo y me intriga lo que tiene en mente Sandra para tener cerca a su hermano para que no se le escape la oportunidad de ser feliz.
(Tengo todavía que leer algunas entradas del principio para poder comentarte algo más sobre tus aclaraciones sobre los sentimientos de Diego hacia Carla).
Espero tu próximo capítulo.
Un beso
Rosann

Noa dijo...

hola wapa!! bueno ya te dije por email qu etu historia me encanto, es que me lo imagino, espero que diego no sea tan cabezon, aunque no creo qeu cambie, porqie sino no seria diego XD bueno qeu esperamos pronto tu siguiente historia

Besos wapa!!

Rosa.s dijo...

Hola Katha, solo mandarte muchos besos, yo tambien os hecho en falta. Soy idiota , pero los primeros dias seguia entrando en el blog, la fuerza de la costumbre.
Todavia no he acabado de leer tu nueva parte y estoy tambien un poco con la de Malagueña, pero estoy un poco perezosa y quiero ponerle todos mis sentidos para luego poder comentar adecuadamente.
Asi que la semana que viene a ver si estoy mas animada y me paso por los dos.
que paseis todas un estupendo fin de semana. Aqui hoy por lo menos hace solazo, haber cuanto nos dura.

Besos a todas. Rosa.s