jueves, 12 de marzo de 2009

Las "bondades" del marketing

Buenas noches a todas,

Vuelvo a teneros un poco abandonadas, pero mi vida de mujer moderna me tiene consumida, como se suele decir. No tengo tiempo de nada.

El motivo de la presente es contestar a un comentario de Malagueña a mi entrada anterior, la de la canción "Para que no llores así". Respeto que no le guste la canción. Cada cual tenemos gustos propios, es parte de nuestra forma de ser, de nosotros. Pero difiero en que Alejandro Sanz siga en la cresta de la ola por su voz. Creo que ahí entra en juego el maravilloso mundo del marketing. No tengo formación en dicho campo, sin embargo, creo que mi espíritu, ligeramente crítico y curiosón, me permite opinar al respecto. La publicidad nos hace esperar maravillas de algunos productos o, en otros casos, desistir de su compra. Pongo algunos ejemplos personales: me negué a utilizar el champú "orgásmico" por su anuncio un tanto denigrante. O a punto estuve de cambiar mi marca habitual de compresas porque su publicidad me parece una burla. Probé otra marca que me prometía un minuto de investigación contra el cáncer de mamá y si, muy a mi pesar, volví a la de siempre fue por la calidad que me ofrecen. De no haber sido por ello seguiría con la alternativa. En un caso la publicidad me espantó, en la otra me atrajo. Ganas me entran de escribir una cartita o un mail a los directivos de cierta empresa, hombres deduzco, para que reconsideren las ingentes sumas que deben de emplear en algo que no sirve sino para molestar a sus compradoras.

Perdonad mi tendencia a irme por los cerros de Úbeda. Os hablaba del marketing aplicado al mundo de la música. Todos reconocen a Madonna como la reina del pop. Madonna, con sus canciones, sus múltiples cambios de aspecto, sus escándalos, lleva muchos años en lo más alto. Dicen que lo difícil no es la llegada a la cima, si no mantenerse en ella. Madonna no sería hoy quien es si, además de la reina del pop, no fuera la del marketing, la que se reinventa a sí misma cada poco.

Un caso más cercano: Hombres G, grupo famoso en mis años muy mozos. El cantante no cantaba, los músicos no tocaban, pero las ventas de sus discos, en los tiempos sin internet, eran millonarias. ¿Habrían tenido tanta fama de no ser porque el padre y el tío de uno de ellos estaban relacionados con el mundo del cine y la televisión? Sinceramente, no lo creo. El caso es que han vuelto, pero la voz no ha mejorado con los años.

¿Qué tiene todo esto que ver aplicado a Alejandro Sanz? Pienso que la forma de llevar su carrera tiene mucho más que ver con su éxito que sus habilidades como cantante (estoy segura de que en los estudios de grabación se pueden hacer maravillas, sino que se lo cuenten a cierta princesa monagesca por los años 80). ¿Qué habría sido de este hombre, y de otros muchos, sin las quinceañeras? Tiene alguna canción que no me disgusta: Corazón Partío, Alma al aire, la que os dejé, pero sigo pensando que no canta. Como tampoco lo hacía Saritísima y hubo una época en que todos suspiraban por verla. Opino que Alejandro no canta si le comparo con otras voces: George Michael, Freddy Mercury, Soledad (de Presuntos Implicados). Aunque tampoco lo ha hecho nunca Sabina y ni falta que le ha hecho.

En fin, puede que mi opinión se encuentre algo sesgada por no hallarse entre mis cantantes predilectos, pero ahí queda. En cualquier caso, respeto a quien tenga una contraria.

Os dejo, a ver si duermo algo que mañana toca madrugada.

Besos

1 comentario:

Malagueña dijo...

Me parece una entrada muy interesante y yo estoy a medias en desacuerdo pero muy relativamente.

Es cierto que la publicidad para todo hace mucho pero como tú bien dices,no siempre consigue el efecto que puede conseguir.

No me voy a subir por las paredes porque digas que Alejandro Sanz,más que nada porque aunque me gusta (y más en sus últimos discos,como tu dices,a partir de Alma al aire,de los otros, algunos son de su epoca de idolo adolescente) mi repertorio musical para oir es muy amplio.

Lo que te iba a comentar es que a veces es cierto que el marketing hace mucho con los cantantes pero yo creo que si no tienen un mínimo de voz......el marketing no hace milagros.

Yo lo sigo por lo que siempre han existido,los "grupos de verano",es decir, solistas o grupos musicales que tienen su boom en verano o en cualquier otra época del año y pasado ese corto periodo de tiempo,no se vuelve a saber de ellos.Como ejemplo de ellos,puedo nombrar a muchos pero ahora mismo en la cabeza tengo por ejemplo a los últimos niños de OT (según conclusión de un amigo,desde que lo cogio Telecirco) que casi ninguno ha tenido éxito y han tenido que tirar de concursos o programas de la propia cadena para poder sobrevivir. Otro de esos ejemplos son los grupos de jovencitos,fenomenos de masas,como tú decías, los Hombres G en tú época, en la mía eran las Spice Girls o los Backstreetboys (que por cierto ninguno de ellos me gustaban) y ahora, en la de mi hermana, son los Jonas Brothers o los de la serie Rebelde.
Los millones que se deben de dejar en sus campañas de publicidad,deben ser cantidades bestiales pero ¿sabes que pasará con todos ellos? Que dentro de unos años nadie se acordará de ellos y que cuando el que de verdad le guste la música,muchos lo recordaran como el o la que perteneció a tal o cual grupo.

Por eso te digo que además del marketing hay algo más que hace algunos cantantes sigan en la cima y no bajen de ella. Puede ser su voz,o los fans que aún le siguen....o que ocurra lo que las pelis de cine español con el Cine,que los que destacan son los de siempre...los que a los más "academicos" les parece como buena música.

Mi madre siempre ha dicho lo mismo:a ver quienes de esos grupitos famosos llegan a donde Miguel Bosé,con su misma voz de siempre y sus canas.La gracia es que en el caso de Alejandro Sanz,ya le han salido algunas canas......:D.

Me he enrollado yo también lo mío y me han dado las dos y pico de la madrugada,así que a saber lo que me habrá salido en conjunto xD.

Besos!!